FAQS

FAQ's

SOBRE MASCARILLAS

El uso de la mascarilla aporta una protección a quien la lleva como a los que están a su alrededor. Es sabido que la transmisión del virus COVID-19 es a través de los aerosoles, por lo que es una transmisión por el aire. En el caso del individuo que esté contagiado, el uso de mascarilla previene que mediante pequeñas gotículas que puedan generarse al hablar, gritar o estornudar y ser transmitidos no traspasen al lado exterior de las mascarillas, por lo que no se extienden al medio ambiente.

Desde el inicio de la pandemia, han sido varios países que han incluido dentro de las medidas de protección al contagio del COVID-19, el uso de gel hidroalcohólico como medida de higiene, distancia social y el uso de mascarillas, bien higiénicas, quirúrgicas o FFP2 dentro de la categoría de EPI.

En el caso de España, el uso de la mascarilla quirúrgica o higiénica es obligatorio en espacios cerrados y en algunas comunidades autónomas también en espacios abiertos.

Otros países como Francia o Italia también han adoptado esta medida contrastando con la decisión de otros países como son Noruega, Suecia o Dinamarca en donde sus gobiernos no recomiendan el uso de mascarillas pero sí el uso del distanciamiento social. 

1.- Mascarilla higiénica de un solo uso, normalmente fabricadas con tejidos no tejidos.
En España existe la norma UNE 0064-1:2020 y UNE 0064-2:2020 para mascarillas higiénicas de un solo uso para adultos y niños respectivamente y que incluyen los
requisitos de respirabilidad de 60 Pa/cm2 y BFE (eficiencia a la filtración bacteriana) del
95%.
2.- Mascarilla higiénica lavable, normalmente fabricadas con tejidos como el algodón y tejido no tejido, normalmente con un número de lavados máximos que van desde 5 hasta 50.
En España existe la norma UNE 0065:2020 que incluyen las especificaciones de respirabilidad de 60 Pa/cm2 de y BFE (eficiencia a la filtración bacteriana) del 90% mínimo tanto en original como después de los lavados.
3.- Mascarilla quirúrgica, normalmente usada por la sociedad y especialmente usada en el ámbito sanitario. A diferencia de las higiénicas, las quirúrgicas son fabricadas con diferentes capas de tejido no tejido, normalmente tres capas y tejidos no tejidos como pueden ser el Spunbond y el Meltblown.

Existen tres tipos de mascarillas quirúrgicas:
Tipo I con unas características de respirabilidad de hasta 40Pa/cm2 y BFE de 95% como mínimo.
Tipo II con unas características de respirabilidad de hasta 60Pa/cm2 y BFE de 98% como mínimo.
Tipo IIR con las mismas características de las 2 pero con una característica añadida que es la protección a la salpicadura de sangre.

En el caso de las higiénicas y quirúrgicas, es importante que la mascarilla cubra la nariz,
cara y barbilla. El ajuste del puente nasal es crítico con el fin de cerrar perfectamente
bien la zona superior de la mascarilla y no dejar espacios huecos entre la piel y la
misma mascarilla.
El uso de accesorios para las mascarillas como son los extensores de goma o silicona
detrás de la cabeza donde se atan los elásticos en lugar de colocarlos en las orejas, ya
que no es la forma como las mascarillas se ensayan durante su certificación.
Lo mismo ocurre cuando los elásticos se modifican su longitud mediante nudos o
cruces, ya que estos pueden alterar el sellado de la mascarilla con la cara, haciendo
que se crean espacios huecos entre ambas superficies.

Las mascarillas higiénicas son recomendadas para el uso de personas que no estén contagiadas por el COVID-19 y en espacios exteriores principalmente.
Las mascarillas quirúrgicas son recomendadas tanto para el uso de personas que no estén contagiadas en espacios abiertos y cerrados como para el uso de personas que
estén contagiadas por el COVID-19. En el caso de personas contagiadas, se recomienda el uso de mascarillas quirúrgicas tipo 2 o 2R por disponer de un mayor BFE respecto a las mascarillas quirúrgicas tipo 1, de un 98% a un 95% respectivamente.
Reciente y especialmente en los medios, podemos observar como el uso de las
mascarillas EPI tipo FFP2 se está extendiendo tanto en países europeos como en España. El uso de estos EPI como son FFP2 y FFP3 está generalizado en el ámbito
sanitario, al disponer de unas características diferentes con requisitos más amplios que en las mascarillas quirúrgicas.

En exteriores se pueden usar tanto mascarillas higiénicas como quirúrgicas no debiendo ser necesario el uso de otras mascarillas como son las EPI tipo FFP2 o FFP3.
En interiores se recomienda el uso de mascarillas quirúrgicas y especialmente en el ámbito sanitario, el uso de mascarillas EPI tipo FFP2 y FFP3 es el más comúnmente usado.

El uso de guantes es recomendable en determinadas ocasiones, como puede ser durante la limpieza, desinfección de superficies y en el caso de cuidar a una persona enferma.
Siempre que no se usen guantes, es recomendable el maximizar la higiene como el lavado de manos con agua y jabón o el uso de gel hidroalcohólico.

El uso de válvula de exhalación aplica a mascarillas EPI como son las FFP1, FFP2 y FFP3, permitiendo facilitar la respiración y evitar la condensación, recomendados en largos periodos de uso. Al no filtrar el aire exhalado por parte del usuario, su uso no es aconsejado para pacientes con procesos respiratorios infecciosos.


Durante la pandemia, el uso de mascarillas con válvula de exhalación está totalmente prohibido.

En España el uso de mascarillas por parte de niños es obligatorio a partir de 6 años, la norma UNE 0064-2:2020 es específica para el uso de mascarillas para niños en la que detalla las diferentes tallas, que son tres.

El uso de la mascarilla quirúrgica o higiénica de un solo uso no debe exceder las 8 horas, recomendándose un uso de 4 horas.
En el caso de un uso inferior a estas 4 horas, la mascarilla puede ser guardada para su futuro uso. En el caso de guardarla, se debería usar una funda principalmente de
plástico, ya que permite su superficie ser desinfectada fácilmente.

Solo las mascarillas higiénicas reusables bajo norma UNE 0065:2020, pueden ser lavables con un mínimo de 5 veces y hasta 50 veces. Se recomienda seguir las instrucciones indicadas por parte del fabricante. Estas instrucciones deben estar incluidas junto a la mascarilla higiénica.
En algunos casos se indica el uso de agua con lejía en una proporción determinada y en otras, el uso de lavadora a una temperatura y un ciclo de lavado.